sinesolesileo@hotmail.es

Tel: (+34) 606 401 408

La Tradición

 

Mallorca cuenta con una larga tradición en la elaboración del vino. Se dice que los romanos trajeron las vides con ellos y las sembraron, así como hicieron con tantas otras cosas.

 

En su tratado de Naturalis Historiæ (Historia Natural), Cayo Plinio Segundo (23-79 DC) - más conocido como Plinio el Viejo - se refirió a  los esfuerzos enológicos de Mallorca y el arte de la elaboración del vino. Afirmó categóricamente que los vinos de la isla eran comparables con los mejores vinos de Italia, su país de origen.

 

Cuando el rey Jaume I conquistó la isla en 1229, Ben Abbad dio al rey invasor unas uvas de excelente calidad.

 

En la zona de Santanyí, el vino se cultiva desde el siglo XIII. Durante la década de 1880, unos 580 cuarteradas de tierra (aproximadamente 420 hectáreas) fueron cultivadas con vides. Lamentablemente, la plaga de la filoxera, provocada por un insecto agresivo, destruyó prácticamente la totalidad de los viñedos de Mallorca, devastando también los de Santanyí, en torno a 1895.

 

En Son Alegre plantamos nuevos viñedos en 2004 y produjimos nuestros primeros vinos en 2008 para la venta en 2010. Nuestro vino es el primero de la región de Santanyí en más de 100 años.

 

 

La naturaleza nos ayuda a hacer un mejor vino.

 

 

Nuestros Bisabuelos


Antoni Manresa y su esposa María fueron nuestros bisabuelos. Ellos eran unos simples granjeros. Y toda su vida ejercieron la agricultura ecológica, porque era la que había entonces en todos los rincones de Mallorca; no había otras opciones posibles. Su trabajo sobre la tierra mallorquina se hizo de acuerdo con las normas biodinámicas porque así se funcionaba en aquellos tiempos. Los agricultores de principios del siglo XIX se basaban en las fases de la luna; esa era entonces su forma de vida en la isla. Se cultivaba la tierra, de acuerdo con los frutos de temporada y siempre con mucho respeto a la naturaleza. Para un agricultor, en aquellos tiempos, no había otro camino que el de la madre naturaleza. Lo que era normal entonces, lamentablemente se ha perdido con el paso del tiempo debido a un supuesto progreso. Y además porque las multinacionales lo han querido de esta forma atendiendo a sus propios intereses comerciales.

Nuestros Bisabuelos , Vinya Son Alegre.com

Sine Sole Sileo es una frase latina que significa "Sin el sol, me quedo en silencio '. 

Sin el sol no hay vida.

Son Alegre como una finca solía ser una granja lechera. Durante los años ochenta, la finca fue vendida a un grupo alemán de inversores para querían convertir la tierra fértil en otro proyecto de inversión, la solicitud de licencia de obras para una urbanización. Gracias a Miquel Manresa de Calonge, la tierra ya se ha convertido en un hortus de la agricultura ecológica. 

 

¿Desde cuándo se ejecuta Son Alegre? 

Compré Son Alegre en aproximadamente 2,002 de algunos alemanes que querían crear una urbanización con 20 parcelas de propiedades individuales, que por suerte no cayó bien con las autoridades. Antes de eso, existía una plantación de almendros aquí y durante los últimos 20 años, Hijo Alegre fue una granja de vacas y ovejas. 

 

¿Qué se planta allí? 

Tierra sin árboles es como una planta sin flores. Yo planté un viñedo, así como olivos y algarrobos. Quería que los árboles les vaya bien y para que yo las planté en el patrón 8x8 tradicional mallorquina. Tuve la idea de crear un pequeño bosque de árboles que eventualmente permitan la tierra se convierta en autosuficiente: nuestra experiencia de la tierra sería lo que hay dentro de nosotros. 

 

Si hubieras sido un agricultor? 

Yo nací en una familia de campesinos en Calonge (Santanyí). Pero para los primeros 16 años de mi vida profesional he trabajado en el turismo. Entonces me di cuenta de que el dinero no lo es todo y que yo quería más calidad de vida. Mi idea es que para cuando me habré ido yo habría ayudado a crear un espacio que sería beneficioso para nuestra sociedad. 

 

¿Qué tipo de viñedo creaste? 

Hasta ahora, he plantado 3 hectáreas de uvas tintas, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Petit Verdot, junto con algunas uvas blancas, Chardonnay y Malvasía. En un futuro próximo queremos plantar Callet, así como algunas otras variedades nativas. Este año hemos comenzado a hacer nuestros vinos con la bodega de Armero i Adrover en Felanitx. 

 

¿Qué más has hecho? 

En total éramos, nuestra finca tiene 51 hectáreas y queremos seguir para plantar más árboles de olivos y algunos más vides. También tenemos unas 60 ovejas y una docena de cabras mallorquinas. Todo es orgánico. Hemos sembrado trigo Santanyí Xeixa y algo de cebada y las legumbres como nuestra propia alimentación natural. 

 

¿Cómo son sus aceitunas y cómo es el aceite de oliva? 

Las aceitunas son de la variedad Arbequina y yo hemos empezado a producir un poco de aceite de oliva virgen. Este año comenzó a embotellar el aceite de oliva 'Sileo' que viene de la frase latina Sine Sole Sileo, quien se encuentra en nuestro sentido reloj de sol 'Sin el sol, estoy en silencio. "Sin el sol estaríamos muertos. 

 

¿Ha sido fácil para hacer este producto? 

De hecho se requiere mucho trabajo para hacer aceite. Hemos plantado olivos en 6 hectáreas de terreno y hemos cosechado 10.000 kg de aceitunas para producir no más de 1.100 litros de aceite. O se va por volumen o una apuesta por la calidad. La recolección de la aceituna se tiene que hacer en su mejor momento. Es bastante caliente aquí en Mallorca y para mediados de octubre, las aceitunas normalmente estaría listo para ser cosechado, pero luego el de oliva es todavía demasiado medio de registros de agua. Cuanto más tarde el cultivo se cosecha el mejor rendimiento, pero luego luego viene el riesgo de oxidación más y más acidez. Tratamos de hacer un aceite de oliva de baja acidez, totalmente aromático y muy afrutado. 

 

¿Ha tenido algún problema con las plagas de cualquier tipo? 

Mallorca es uno de los lugares en los que es difícil crecer orgánicamente aceitunas debido a la mosca del olivo. Tratamos de combatir la mosca con botellas de diamónico fosfato. Con eso cogimos un buen número de moscas. Durante el período de floración se utilizó caolín (una arcilla blanca y suave), que tiene algún efecto sobre la marcha. Durante la noche, nos lavamos las hojas con un producto natural y si la mosca se ve perjudicada por esta muere, pero al día siguiente el producto ya no tiene ningún efecto. De esta manera, tratamos de proteger nuestra cosecha, pero requiere mucho trabajo. 

 

¿Cómo ve la agricultura en Mallorca? 

Mallorca es como un gran jardín. A pesar de todo lo que Mallorca es un huerto masiva. Los hoteleros deben ver que porque todos estamos sentados en el mismo barco. Si este jardín ya no existiría, no habría nada en absoluto. Sería bueno e importante que algunos de los recursos generados por el turismo serían reinvertidos en este jardín. En el momento en que nuestros productos lleguen al consumidor final no con demasiada frecuencia, no hay margen para los productores. Los agricultores de Mallorca han desaparecido porque los padres querían que sus hijos para irse a hacer cosas diferentes. Ahora tenemos una tierra sin gente, y esto resulta ser incorrecto y tenemos que cambiar. 

 

¿Qué podemos hacer para cambiar todo esto? 

Hay 12 millones de personas que vienen a Mallorca cada año, y aún así, no podemos vender nuestras almendras a ellos. Con las almendras se podía hacer mucho y con el algarrobo también. Nos hemos vuelto demasiado enredado. No tenemos ningún sentido de valorar lo que tenemos y donde vivimos. Y estamos rodeados por un jardín. Si tan sólo pudiéramos sentarse en un avión y ver nuestra isla desde arriba nosotros, nos maravillará y el valor de esta tierra. El turismo tiene que unir fuerzas con el mundo rural y sus productos. Esa es la solución para reactivar la agricultura y la tierra. 

 

¿Qué opinas de las subvenciones públicas? 

En ausencia de cualquier rentabilidad general de tierras de cultivo, algún tipo de financiación pública sería animar a los jóvenes a quedarse y trabajar la tierra. Esto podría cumplir una función importante. El futuro de la nuestra tierra está en manos de los jóvenes, y algún incentivo financiero permitiría a los agricultores jóvenes a salir adelante del juego.

 

(El artículo anterior es de una entrevista con nuestro Miquel Manresa, en poder de Mateu Morro para dbalears.cat 2 de abril de 2011)

Un campo sin árboles 

Es como una planta sin flores.

 

1/5